Mis 7 instrumentos favoritos para las sesiones de Musicoterapia ¿Qué instrumentos se utilizan en una sesión de Musicoterapia?

Muchas veces me preguntan: ¿qué instrumentos tocas? o ¿qué instrumentos se utilizan en una sesión de Musicoterapia?.

La verdad, es que no es imprescindible u obligatorio utilizar un instrumento en concreto. Cada Musicoterapeuta tiene sus gustos y cada cliente tiene los suyos. El resultado en una sesión: la combinación de los gustos de ambos.

La elección de instrumentos está fundamentada también en los objetivos terapéuticos. No se utilizan los mismos instrumentos para trabajar la motricidad fina, que la gruesa. Ni para la estimulación sensorial o una regulación emocional con relajación. Al fin y al cabo, cada instrumento tiene su sonido, su textura y su forma de ser tocado.

Pero entre todos, personalmente, me doy cuenta de que hay 7 instrumentos que suelo utilizar con más frecuencia. A continuación cuales y por qué:

  1. Bongos: La percusión me parece accesible a todo el mundo. Nos quita el miedo que muchas veces tenemos a desafinar. Un tambor no desafina, y se adapta al ritmo de cada persona. Aporta estabilidad y estructura, lo que produce una sensación de seguridad y anticipación.
  2. Guitarra: La guitarra da mucho juego, permite añadir armonía, melodía y ritmo.  Se utiliza para acompañar canciones o como base para improvisar. Jugando con los acordes puedes pasar por todos los estilos musicales.
  3. Cabassa: Este instrumento de origen africano suena cuando frotas las bolitas metálicas contra la base de madera. No solamente el sonido es agradable sino que sensorialmente resulta muy gustoso tocarlo y resulta un buen instrumento para la estimulación.
  4. Tambor Oceánico: Es un instrumento que me encanta. Se trata de un pandero cerrado con bolitas en su interior, que cuando lo mueves, suena como las olas del mar. ¡Es genial!. Me gusta utilizarlo en relajaciones, visualizaciones, regulación emocional o cuando la persona necesita un sonido agradable que lo sostenga, le de espacio y lo reconforte.
  5. Xilófono: Para mi, es el hermano portátil del piano. Permite tocar melodías, canciones y hacer improvisaciones. Al mismo tiempo trabaja la motricidad y la coordinación.
  6. Palo de lluvia: Al igual que el Tambor Oceánico, suena como si estuvieras en plena naturaleza. Escuchando una suave lluvia, o una fuerte tormenta. Su sonido nos transporta del interior de la sala a un paraje natural, aquel que nosotros queramos crear.
  7. Shakers: Éstos son pequeñas maracas que te caben en la palma de la mano. Existen de diferente colores y formas, incluso con forma de fruta. Y se puede hacer un millón de cosas diferentes con ellos, funcionan muy bien en la terapia grupal y a los niños les gustan mucho.

De todas formas, hay un montón de instrumentos más: maracas, claves, pulseras de cascabeles, cajas chinas, panderetas, coronas de címbalos, etc. Todos ellos con su sonido y su uso. Todos ellos válidos y maravillosos. Y también hay un montón de instrumentos que me encantaría añadir a mi colección.

¿Tienes ya un instrumento favorito? ¿o hay algún instrumento que llame tu atención?. ¿Cual te gustaría tocar?

Si quieres saber más cosas sobre Musicoterapia, échale un ojo a las otras entradas del Blog o al apartado de Preguntas Frecuentes.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *