¿Drogas Auditivas? ¿De verdad funcionan?

Drogas Auditivas

El otro día, hablando con un amigo, salió en la conversación el tema de las drogas auditivas. Yo había oido hablar del tema en la universidad por un trabajo de unos compañeros, pero nunca lo había investigado a fondo.

Se conoce como drogas auditivas a unas pistas de reproducción que se supone que causan los mismos efectos que las drogas.

Digo “se supone” porque no he encontrado ningún estudio científico que avale o demuestre que realmente tengan los mismos efectos que las drogas.

Estos sonidos empezaron a ser distribuidos en el año 2007 por una compañía americana llamada I-Doser que a través de un software para descargar en el ordenador te permitía descargar distintos sonidos con los efectos de distintas drogas: marihuana, LSD, cocaína, etc… Hoy en día, 10 años más tarde, la compañía también ofrece pistas para meditar, relajarse, concentrarse, dejar de fumar e incluso como estimulante sexual.

La ciencia en la que se apoyan estas pistas es en los sonidos binaurales. Éstos fueron descubiertos en 1839 por el investigador prusiano Heinrich Wilhem Dove quien describió los sonidos binaurales como dos señales de distinta frecuencia que se escuchan cada una por un oido. Cuando el cerebro las procesa se crea una tercera frecuencia, esta frecuencia se llama onda binaural. Ésta onda, sería la responsable de alterar el estado del cerebro, la frecuencia de sus ondas y de producir los supuestos efectos de las drogas.

Es cierto que la frecuencia de las ondas cerebrales puede variar y es diferente en las distintas etapas del sueño o según la actividad que estemos realizando. Pero no está demostrado que los sonidos binaurales puedan realmente afectar a estas ondas. El resultado en los estudios que lo sugieren, podría ser debido a una sincronización electromagnética de las ondas emitidas por los auriculares con las del cerebro y no por  una sincronización con las ondas auditivas ya que muchas de las frecuencias de las que estamos hablando son imposibles de reconoces para el oido humano (1).

La misma web de I-Doser comparte tres artículos de estudios científicos que muestran los beneficios de los sonidos binaurales en el estado de ánimo o en casos de ansiedad (2). Pero por otro lado el Neurólogo Steve Novella defiende que los sonidos binaurales no causan ningún efecto y por lo tanto las drogas auditivas no sirven para nada (3).

Pero internet no se libra de numerosos testimonios de personas que defienden haberlo probado y haber sentido los mismos efectos que las drogas reales. Aquí es donde entra la  cuestión de si estos efectos podrían ser fruto de la sugestión y por lo tanto una especie de efecto placebo.

I-Doser defiende que sus productos son totalmente seguros y fiables con un 80% de éxito entre sus consumidores. Defienden también que no causan adicción ni tienen efectos secundarios e incluso en una entrevista comentan que sus pistas han ayudado a personas con problemas de drogadicción a dejar las drogas de verdad.

Si de verdad funcionaran (aunque fuera por sugestión o efecto placebo) me pregunto si se podrían utilizar para ayudar a los drogodependientes a combatir su adición. O si las personas que defienden los usos medicinales de la Marihuana encontrarían beneficios en esta alternativa.

REFERENCIAS:

  1. Chandra Stone, Phyllis Thomas, Dennis McClain-Furmanski, & James E. Horton (2002). “EEG oscillations and binaural beat as compared with electromagnetic headphones and air-conduction headphones”, Psychophysiology vol 39, pp. S80
  2.  http://www.i-doser.com/research.html
  3. https://theness.com/neurologicablog/index.php/digital-drugs-do-not-cure-stupidity/

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *