Niño Interior Musical

Niño Interior

Muchos de nosotros tenemos un Niño Interior Musical herido. ¿Alguna vez has pensado: “yo no sé tocar un instrumento”, “yo no sé cantar”, “soy arrítmico”, “siempre desafino”, “no tengo ningún oído”…?

Todo esto son creencias que tenemos y que de alguna forma nos limitan con el pensamiento de “yo no música”. Pues ahora pregúntate: ¿cuando formé esa creencia?, ¿qué estaba pasando? y ¿con quien estaba?.

En algún momento de nuestra infancia surgieron esas creencias: o bien porque alguien nos dijo que “no sabíamos cantar”, o “que desafinábamos”, o nos comparábamos con otras personas que lo sabían hacer y entonces sentíamos que no valíamos, o porque nos costaba seguir un ritmo determinado…..

Para mi la Música es un lenguaje, es una herramienta de expresión, y un medio por el cual yo puedo comunicar cómo me siento, cómo estoy. Es un lenguaje que a veces me permite “poner palabras” a aquellas cosas que de otra manera, no sé expresar. La música nos acompaña cuando la necesitamos, nos reconforta cuando estamos tristes o la ponemos a todo volumen cuando queremos expresar la alegría. Sentimos la música, nos llega hasta lo más profundo. Hay canciones que nos emocionan, otras nos hacen bailar de alegría, ¿cuántas veces sigues el ritmo de la música con el pie sin darte cuenta?, estamos rodeados, incluso para las celebraciones tenemos Música.

SOMOS MUSICALES POR NATURALEZA

¿Qué importa entonces lo bien que afinemos, el oído que tengamos, que seamos capaces de seguir el ritmo de otra persona o que tengamos la coordinación necesaria para tocar un instrumento con las dos manos a la vez?

Importa si quieres ser un músico y quieres dedicarte a la música. Pero personalmente en las sesiones de musicoterapia me parecen muchísimo más importantes los objetivos terapéuticos que se estén trabajando, a la calidad de la interpretación musical del cliente. Es por esto que el cliente no necesita tener conocimientos musicales para asistir a una sesión de Musicoterapia.

Las sesiones de Musicoterapia no son para aprender a tocar un instrumento, para eso están las clases de música. Las sesiones de Musicoterapia son para trabajar aspectos terapéuticos.

Imagínate que fueras un niño otra vez, ¿no te encantaban las canciones?, ¿aporrear las cacerolas?, ¿soplar muy fuerte una flauta?. ¿Qué contacto tuviste de pequeño con la música?. Tus abuelas o tu madre seguro que te cantaban canciones, en las fiestas del pueblo seguro que bailabas con la banda o ¿alguien de la familia que toque un instrumento?…. También puede ser que haya canciones que te traigan malos recuerdos…

El trabajo con el Niño Interior Musical nos libera de todos los juicios que tenemos con respecto a la música. Exploramos los instrumentos musicales para conocer el sonido que tienen, aprendemos a reconocer nuestro propio ritmo y descubrimos la amplia gama de posibilidades que tenemos para trabajar con nuestra voz. Dejamos que la música nos transporte y nos envuelva, todo esto, desde el niño interior sano, ese que quiere aprender, que quiere divertirse, que es creativo y que quiere descubrir el mundo que le rodea.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *